Por Antonio Adeliño Vélez | Marzo 11, 2019 - 8:18 am - Publicado en Cultura

Maqueta del convento de Sancti Spiritus realizada por Jesús Fernández Chico

Maqueta del convento de Sancti Spiritus realizada por Jesús Fernández Chico

Antonio Adeliño Vélez. Hay un lugar en mitad del sendero que asciende desde la ermita de San Antón a la de la Virgen de las Viñas de Aranda de Duero, donde rodeado de jardines y en medio de un estanque, se levanta un soberbio arco renacentista de medio punto que corresponde a una portada enmarcada en alfiz con sendos lunetos en las enjutas.

Arco del convento de Sancti Spiritus en el parque de la Virgen de las Viñas

Arco del convento de Sancti Spiritus en el parque de la Virgen de las Viñas

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (14 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Indudablemente el centro de un parque no es el lugar natural de una puerta de semejantes dimensiones, por lo que recurriendo a las crónicas de la villa, sabemos que en el año 1973 se desmontó un arco del derruido convento de Sancti Spiritus en el barrio de Allendeduero, y se llevó al parque de la ermita de la Virgen de las Viñas, donde se colocó sobre un estanque, flanqueado por cuatro escudos labrados en piedra; uno traído de una casa palacio que había en la calle Costanilla, y los otros tres con el emblema del Obispo Acosta, recuperados de los contrafuertes del ábside de la iglesia del convento dominico de Sancti Spiritus. La citada puerta, era la de acceso desde el claustro a la iglesia conventual.

Para la elaboración de este artículo, se acude a la documentación aportada por Jesús Fernández Chico en su trabajo: “Maquetas historiadas”, donde recoge la historia del patrimonio monumental de La Ribera, y nos permite establecer la cronología de un edificio construido a mediados del siglo XVI en el arrabal de Allendeduero, junto al camino de Valladolid, frente al hospital de pobres de los Santos Reyes Magos; y que con la nomenclatura propia de nuestros días, situaríamos entre las calles Ruperta Baraya, Valdolé y el inicio de la calle Santo Domingo; justo enfrente de la iglesia parroquial homónima y de la entrada del hospital de los Santos Reyes.

Así pues, bajo la advocación del Espíritu Santo se fundó en el año 1545 un convento de Padres Dominicos, al mediodía de la villa de Aranda, al otro lado del río Duero, y en el extremo oeste del arrabal. Su promotor y mecenas fue el obispo don Pedro Álvarez de Acosta (1484-1563) que tomó posesión del obispado de Osma (Soria) el 17 de abril de 1539; a esa diócesis perteneció La Ribera burgalesa hasta el año 1956. Este prelado intervino también con su patrimonio personal en otras obras de Aranda, como el hospital para pobres de los Santos Reyes Magos, el presbiterio de la ermita de la Virgen de las Viñas, ciertos remates importantes en la fachada sur de la iglesia de Santa María, y el púlpito y la capilla mayor de la iglesia de Sinovas.

Situación del Convento Sancti Spiritus (click para ampliar)

Situación del Convento Sancti Spiritus (click para ampliar)

La iglesia del convento se terminó en abril de 1562, y en febrero de 1563, acogía los restos mortales de su promotor que fue inhumado a los pies del presbiterio, en el primer tramo de la nave y en un sepulcro hoy desaparecido, construido de jaspe con estatua yacente de alabastro, atribuido al célebre artista franco-español Juan de Juni.

El conjunto monacal lo constituían: La iglesia, la clausura, los edificios anexos, la huerta, y los majuelos (viñas).

La iglesia estaba orientada de este a oeste a lo largo del camino de Valladolid. Construida con buenas piedras de sillería, compaginaba elementos góticos y renacentistas, era de una sola nave, con ábside poligonal, bóveda de crucería y robustos contrafuertes. Su portada renacentista se abría al norte, con arco adintelado, y estaba encuadrada por cuatro columnas de orden dórico en el primer tramo, y otras cuatro de orden jónico en el tramo superior que flanqueaban a una hornacina con una estatua en piedra de santo Domingo de Guzmán. (La estatua se halla hoy, en el pórtico nuevo de la iglesia parroquial de Santo Domingo).

La clausura era una construcción de gruesa mampostería, estaba adosada al costado sur de la iglesia. Este recinto constaba de dos plantas, la inferior más alta que la superior para permitir el paso de comitivas procesionales por el corredor del claustro. Los arcos del claustro se adornaban con un calado elegante y de fina factura, y en sus cuatro ángulos había cuatro altares. En el piso superior se hallaban las celdas o habitaciones conventuales, con capacidad para 24 religiosos.

Escudo del obispo Acosta con capelo eclesiástico, rueda de santa Catalina y cinco costilla

Escudo del obispo Acosta con capelo eclesiástico, rueda de santa Catalina y cinco costillas

A un costado del convento se hallaban las edificaciones auxiliares, como casa para cinco criados, cuadras para ganado, pajares, granero y lagar, pues se contaba con una huerta tapiada, frutales, alameda y viñedos. La propiedad se prolongaba por el margen derecho de la actual avenida de Castilla hasta cerca del trazado del ferrocarril Valladolid-Ariza, y por el oeste la delimitaba el antiguo cauce del arroyo de La Nava, del que se cogía el agua para el riego. Este arroyo discurría casi recto desde la localidad de Fuestespina hasta la Quinta Julia, cerca de la estación de autobuses, donde desembocaba en el Duero. Hoy el cauce está desviado y desemboca en la conocida popularmente como curva de La Amable en la N-122, a la entrada de Aranda viniendo desde Soria.

En lo que fuera la ubicación original del convento, no queda vestigio alguno que recuerde el esplendor acumulado durante 270 años de historia. Su ocaso comienza con el incendio sufrido el 10 de junio de 1813 al final de la guerra de la independencia, ya que tras el desalojo de las tropas de ocupación francesas, estas para cubrir su retirada incendian el barrio de Allendeduero. Sofocado el incendio del arrabal, comienza a arder el convento, provocado esta vez por vecinos contrarios al regreso de los frailes Dominicos. Incluso hubo actos de pillaje que no impidieron las Autoridades, con lo que se perdió uno de los monumentos histórico-artístico más relevantes de Aranda, donde se custodiaban importantes obras de Juan de Juni. Tras el incendio y saqueo, hubo un intento serio de rehabilitar el inmueble y recuperar la vida conventual, pero los decretos del gobierno del trienio liberal (1820-1823) que disponen la expulsión de los religiosos, acaban con las buenas disposiciones de los frailes. Durante la primera guerra carlista (1833-1840) fue cuartel de las tropas nacionales o isabelinas, y con la desamortización de Mendizábal (1836), se incautan las tierras y el edificio se irá derruyendo paulatinamente y sus piedras usadas como material de construcción. Apuntamos como curiosidad que las losas de la iglesia, fueron empleadas en la primera pavimentación de los soportales y aceras de la plaza mayor arandina.

Mapa de Aranda de Duero (1868), por Francisco Coello

Mapa de Aranda de Duero (1868), por Francisco Coello

Además del arco renacentista en el parque de la ermita de la Virgen de las Viñas y la estatua de piedra de Santo Domingo en el pórtico de la iglesia homónima, se conservan algunos bajo relieves, pinturas y esculturas del retablo mayor de la iglesia conventual, en la parroquia de San Juan de la Vera Cruz. Dos esculturas policromadas de San Joaquín y Santa Ana en la iglesia de San Juan Bautista (museo del retablo), y el Cristo de la Salud, que procesiona el sábado santo, en la iglesia de Santa María.

En el plano de la villa de Aranda, realizado en 1868 por Francisco Coello, se puede apreciar perfectamente el dibujo en planta de la iglesia de Sancti Spiritus y a su costado, más difuminado el trazado del convento, con la siguiente leyenda explicativa: “Ex convento de frailes Dominicos de Sancti Spiritus, ruina”. Enfrente aparece el hospital y hacia el este, se ve la media docena de manzanas de casas que constituían el barrio de Allendeduero. También aparece dibujada al noreste del plano, la iglesia del desaparecido convento de San Francisco del que hablábamos en un trabajo anterior, con la siguiente leyenda: “Ex convento de frailes de S. Francisco, hoy cementerio”.


Este articulo fue publicado el 11 Marzo 11Europe/Madrid 2019 a las 8:18 am y esta archivado en Cultura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.