Por Pedro Félix García García | Junio 27, 2019 - 7:48 am - Publicado en Opinión

Por la izquierda a San Juan del Monte, por la derecha ¿a dónde?

Por la izquierda a San Juan del Monte, por la derecha ¿a dónde?

pedrofelixgarcia Desapareció el cartel de ‘VADOCONES’Pedro Félix García. Ha desaparecido el cartel de ‘VADOCONES’, aquél que pretendió cambiar el nombre a una localidad. ¿Quién lo ha quitado? He ahí el misterio. Pero si mal estaba la señal de tráfico incorrecta, peor está la falta total de señalización. Aunque si el error de escritura denunciaba una evidente falta de cuidado, su desaparición tiene cierta disculpa.

Si el error de escritura denunciaba una evidente falta de cuidado por parte de los organismos encargados del cuidado y conservación de nuestras carreteras locales, la persistencia en la falta de señalización está evidenciando un aún mayor descuido y desatención al respecto.

Así era el indicador incorrecto, hoy desaparecido

Así era el indicador incorrecto, hoy desaparecido

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (14 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

A primeros de mayo pasado denunciábamos en esta misma página un indicador incorrecto concreto. Aportábamos todos los datos inherentes al mismo. Estaba -y sigue estando, porque la anomalía persiste- en el extremo sur de la carretera provincial BU-9301 (que une -o separa- Zazuar y Vadocondes). Estaba -y sigue estando, porque la anomalía persiste-, justo en la intersección de la aludida vía, con la carretera local BU-930, que une -o separa- Vadocondes y San Juan del Monte.

Al indicador le faltaba una letra -una ‘d’-, pues en vez de señalar la dirección hacia Vadocondes, lo hacía hacia un supuesto lugar desconocido -y posiblemente inexistente- llamado ‘VADOCONES’.

La señal incorrecta en cuestión lucía todas las firmas habidas y por haber de los responsables tanto de su fabricación como de su colocación. Podía leerse en su reverso que fue fabricada en Alcocer (Valencia) y que la Sociedad encargada de su colocación y conservación está ubicada en Ágreda (Soria). Hasta lucía el signo ‘CE’ presumiendo de corresponderse con los estándares de calidad que exige la normativa comunitaria europea. ¡Já!

Y ocurrió que pocos días después de publicarse nuestro reportaje denunciando el error, la señal desapareció.

¿Quién la quitó? Ah, misterio.

Los más optimistas pensaron que iba a ser sustituida por otra correcta, aunque los más pragmáticos aducían que no parecía lógico que fuesen a desplazarse dos veces hasta este emplazamiento los encargados de subsanar el error; que lo lógico hubiera sido que hubiesen procedido en un único desplazamiento a retirar la señal incorrecta y a colocar otra señal con el nombre de la localidad bien escrito. Pero va pasando tiempo y tiempo, y la señal sigue sin ser sustituida. Sólo están los postes vacíos que la sustentaban. Así que aquellos que se mostraron tan optimistas comienzan a dejar de estarlo.

Vamos que, los peor pensados creemos que alguien se hartó de ver mal escrito el nombre de su pueblo y desatornilló por su cuenta el indicador incorrecto. ¡Y mira que lo habían colocado bien alto!

No es que vayamos a defender nosotros el menor tipo de vandalismo contra las señales de tráfico, pero sí se nos ocurre que, en este caso concreto, no se le puede culpar de vandalismo a quien se la haya llevado, pues tampoco podía calificarse exactamente como de señal de tráfico a un indicador incorrecto. Eso era una chapuza. No era más que eso; un indicador incorrecto que debiera haberse sustituido inmediatamente de haber sido denunciado públicamente el desaguisado.

Pero no sólo no se había corregido el aludido desaguisado, sino que ahí sigue mostrando de manera escandalosamente ostentosa lo poco que se preocupan nuestras autoridades de algo tan esencial como es el cuidado y mantenimiento en buen estado de la señalización vial. Primero estuvo colocado un indicador incorrecto alrededor de siete meses. Ahora llevan ya más de un mes vacíos los postes de sustentación sin cartel alguno. ¿Cuánto tiempo seguiremos aún así? Confiemos en que los pactos poselectorales hayan sentado en el sillón correspondiente a alguien verdaderamente responsable y preocupado por hacer bien su trabajo. Bien y pronto. Porque, en este caso, la anomalía no genera gran peligro pero, ¿y cuándo se trate de casos más graves que sí lo generan?


Este articulo fue publicado el 27 Junio 27Europe/Madrid 2019 a las 7:48 am y esta archivado en Opinión. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.