Por Cruz Varela | Julio 4, 2016 - 8:12 am - Publicado en Opinión

José-Tomás Cruz Varela. El sorprendente resultado obtenido en las últimas elecciones generales del 26-J por Unidos Podemos, ha supuesto tal descalabro que resulta muy difícil encontrar justificaciones a tenor de las expectativas que se habían creado, propiciadas en parte por los resultados de la mayoría de las encuestas de opinión realizadas y publicadas.

Decepcionante Podemos

Decepcionante Podemos

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (11 votos, media: 4.36 de 5)
Loading ... Loading ...

Tras el soberano fracaso y como suele suceder, ha desembocado en mutuos reproches y generando inevitables divisiones internas por la disparidad de criterios entre errejonianos y pablinos . Para el colectivo más afín a Iñigo Errejón, de pijo gentilicio, cuidado desaliño indumentario y número dos del partido, el presunto responsable de la debacle ha sido Pablo Iglesias con su cerrada defensa de pactar con los comunistas de Izquierda Unida, capitaneados por Alberto Garzón y presentarse en coalición a los comicios celebrados el pasado domingo día 26, propalando a los cuatro vientos que tal pacto supondría un indiscutible incremento en votos y escaños. Nada más lejos de la realidad al haber cosechando un gran fracaso y arrastrando a Podemos a perder su imagen de “transversalidad” que con tanto esfuerzo cultivaron y cuidaron los podemitas.

Al parecer, lo que más le ha dolido al rencoroso Iglesias es el tener que reconocer, aunque lo niegue, que tiempo atrás fue precisamente Errejón quien pronunció la críptica frase de que “los acuerdos que se hacen bien, multiplican, y los que se hacen mal incluso dividen”. En efecto, tal error le ha supuesto a Unidos Podemos la pérdida de 1,2 millones de votos con respecto al 20-D y con el agravante de no haberse conseguido ni un solo escaño más.

Por su parte, los pablinos, tratan de achacar el desastre al fallido diseño de campaña efectuado por Errejón. Los mensajes enviados a simpatizantes y militantes han sido demasiados y confusos, como la tan criticada ridiculez de vincular la campaña con el catálogo de Ikea sin la más mínima repercusión, errores resaltados por el eterno resentido, Juan Carlos Monedero, quien más que críticas utilizó burlas, aprovechando como siempre todas las oportunidades para desprestigiar a Errejón con su mala baba. Nunca ha admitido su dimisión de la dirección del partido ni lo hará jamás, continuando con sus típicas descalificaciones, versión pobre del ocurrente y mordaz político del PSOE, Alfonso Guerra.

Podemos, entre sus últimos despropósitos, ha desaprovechado los malos momentos por los que estaba pasando el PP a costa de los diversos casos de corrupción para incrementar su incipiente prestigio y popularidad esencialmente entre los jóvenes, que por circunstancias desconocidas tampoco han acudido a las urnas masivamente como se esperaba. Lo cierto es que una gran parte de la ciudadanía, influida por el clamor de los sondeos de opinión, estaba convencida de que el “sorpasso” al PSOE era incuestionable, e incluso, por parte de algunos (la figura del pelota existe en todos los partidos), se contemplaba la posibilidad de llevar a Pablo Iglesias a la Moncloa…

A tenor de los paupérrimos resultados obtenidos, con independencia de todas las disculpas y versiones que se puedan aportar, ha quedado palmariamente demostrado que en la formación nacida al rebufo de los indignados del 15-M, sus dirigentes, no están preparados para gobernar ni capacitados para gestionar las responsabilidades que conllevan ayuntamientos como los de de Madrid y Barcelona por poner un ejemplo. siendo algo mucho más complejo de lo que imaginaban.

En Podemos, han optado por evitar la autocrítica y continuar debatiendo sobre las posibles causas de la pérdida tan abultada de votos en seis meses. Algunos de sus dirigentes entre los que se encuentra Pablo Iglesias, contemplan la fantástica y peregrina idea de que “muchos de sus votantes tuvieron miedo a lo nuevo y se marcharon a la abstención por temor a que realmente gobernarán”. Resulta un insulto a la inteligencia que se pueda alegar semejante despropósito, si bien matizan que continuarán buscando otros factores que pudiesen haber incidido en los indeseados resultados. ¡¡Menos mal!! , admitiendo el discutir sobre el viraje hacia la socialdemocracia, vincularse a IU o el Brexit, pero eso sí, según Pablo Echenique, a la figura del candidato ¡¡ni tocarla!!, añadiendo el citado Secretario de Organización que nadie en Podemos considera que Iglesias pudiese representar un factor negativo, motivo por el cual no está previsto plantear dicha pregunta a la militancia.

Iglesias no sólo defiende la coalición con IU sino que se debe “consolidar, fortalecer y ampliar” la candidatura de Unidos Podemos. Todo ello para incidir en que la alianza con IU no el origen de la pérdida de votos, sino todo lo contrario, ya que estaba funcionando tan bien que hasta han tenido posibilidades de gobernar, razón por la cual muchos de sus simpatizantes se echaron atrás.. Majadería que obviamente no comparten otros dirigentes entre los que se encuentra Errejón. Los jóvenes de podemos comparten muchas aspiraciones tendentes a lograr un cambio en España, pero no el vincularse a partidos comunistas-leninistas que son simplemente testimoniales en nuestro país.

Los ciudadanos esperaban mayor seriedad por parte de la formación emergente, pero de eso a afirmar que los votantes se marcharon por “miedo” a tener que gobernar, suena a mofa, befa y chascarrillo pobre. Vamos como si Iglesias se negara a ser presidente alegando que no está dispuesto a ponerse un traje, por decir algo…(aunque le quedaría como a un cristo unas pistolas)…¡¡Tiempo al tiempo!!


Este articulo fue publicado el 4 Julio 04Europe/Madrid 2016 a las 8:12 am y esta archivado en Opinión. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

2 Comentarios

  1. Julio 4, 2016 @ 9:44 am


    Pues hombre… yo no lo veo tan decepcionante. Pensemos que es una fuerza emergente y que en cuanto a votos ha vapuleado a sus homólogos de C´s (eso sin contar las Elecciones Europeas). Otra cosa es que se dejaran llevar por el triunfalismo y se autoproclamaran como “segunda fuerza política en España”, antes de “cazar el oso”.

    En todo caso, y aunque no sean santos de mi devoción, no está mal algo de pluralismo y color en un panorama político que, indudablemente, empezaba a amarillear como la ropa blanca en los anuncios de lejía….

    En cualquier caso, excelente artículo, Sr. Varela, como de hábito, vaya….

    Escrito por Mauricio
  2. Julio 4, 2016 @ 10:39 am


    Tú dile al autónomo que acaba de pagar el trimestre y le toca el mazazo de Hacienda, que vote socialismo. O a aquel que lee que todo lo que gana un español hasta junio es para el Estado y a partir de ahi ya es para su familia. Vamos, que no, que no cuela. Que nos hemos comido varios años de crisis y el mega Estado no a adelgazado ni un gramo, encima hay quien quiere darle mas de comer (¿para que se ponga…. mas “morado”?).

    Fíjese en esto, querido lector:
    Hasta el 27 de junio todo lo que trabajamos es para pagar al Estado:
    http://economia.elpais.com/economia/2016/06/26/actualidad/1466954330_973427.html

    Que no, es que no.

    Escrito por Mariola

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.