Por Redacción | Agosto 9, 2016 - 10:47 am - Publicado en Cultura

Fotografía: Javier Marqués | Atardecer en Fuentidueñas

Fotografías: Javier Marqués | Atardecer en Fuentidueña

Merche Abad. Noche mágica en Fuentidueña. Tal afirmación es el resumen perfecto de lo que pudimos presenciar el pasado sábado en ésta impresionante localidad, a orillas del Duratón. Fuego, agua… y un ambiente de ensueño.

Espectáculo de Fuego

Espectáculo de Fuego

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (10 votos, media: 4.9 de 5)
Loading ... Loading ...

Es siempre todo un placer el desplazarse a la vecina Fuentidueña (poco más de 30 minutos en coche desde Aranda), pero ésta vez contábamos con otro especial aliciente: El Primer Festival de Noche de Agua y Fuego.

Las últimas luces del día se entremezclan con el tono arrebolado de las candelas empezando a trazar un instante mágico”.

Nada más entrar en la localidad nos sorprende el enorme operativo desplegado: todos los accesos están perfectamente acotados y los voluntarios, aún faltando varias horas para el comienzo del espectáculo, moldean, denodadamente, la puesta en escena previa.

Afortunadamente todavía gozamos de luz solar, por lo que - no sin dificultad - podemos transitar sin pisar una de las miles de velas que se han dispuesto por calles, plazas, aceras, monumentos, ventanas…. Atravesamos el majestuoso puente de 6 ojos, en busca de ése célebre (¡y tan plácido!) remanso en el Duratón y nos sorprende ver a unos adolescentes colocando - con cinta métrica en la mano - cada una de las pequeñas candelas con precisión quirúrgica. Comprobamos que el resto de formas artísticas dibujadas en cera… responden a la misma minuciosidad. Sin duda se está orquestando algo épico.

Fiesta también Gastronómica

Fiesta también Gastronómica

Maridaje con Agua y Fuego.

Lentamente cae el sol y miles de manos inician sistemáticamente el encendido de éste auténtico monumento de cera y fuego. Las últimas luces del día se entremezclan con el tono arrebolado de las candelas empezando a trazar un instante mágico.

Entra la noche y, con ella, los millares de visitantes que abarrotan las calles de la localidad. Suena la música del grupo castellano “Sal Gorda” y la voz de la cantante Cristina Lázaro pone banda sonora  a éste clima íntimo… pero multitudinario que impregna Fuentidueña.

Es el momento ideal para degustar algunas de las numerosas joyas Gastronómicas que se disponen ante nosotros: Queso Chato de Sacramenia, miel de “La Infanta”, jamón ibérico “Dompal”, los impresionantes dulces de Pastelería Delicias de Cuéllar (imagen de la izquierda) y el generoso tinto de “Castillo de Fuentidueña” (bodega de Fernando Pertierra) que da el toque genial a todo el conjunto. Rematamos la experiencia culinaria con un cava de nuestra Aranda de Duero, en realidad dos: el blanco y el rosado “Peñalba López” de la Finca Torremilanos. Sublime.

La fiesta se desplaza desde el centro de la localidad a los aledaños del Duratón: fuego, música tradicional, malabares, espectáculo…. que convierten el tranquilo remanso del río en un escenario de privilegio ante el que se postran - cautivados - miles de visitantes.

Bien entrada la madrugada, finaliza el espectáculo y comienza, para todos,  la cuentra atrás para un Festival 2017 al que acudiremos, otra vez, puntuales y encantados. Nuestra más sincera enhorabuena a la Organización y al Pueblo de Fuentidueña por regalarnos una noche de auténtico ensueño.


Este articulo fue publicado el 9 Agosto 09Europe/Madrid 2016 a las 10:47 am y esta archivado en Cultura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.