Por Gonzalo Oeo Farelo | Agosto 16, 2012 - 10:41 am - Publicado en Opinión

Gonzalo Oeo Farelo. Siendo la provincia más pequeña en extensión de toda Castilla y León, no cabe duda de que se trata de una de las tierras más visitadas por los reyes del siglo XVIII y XIX español.


Situada estratégicamente en el centro de toda la nación española, esta tierra de paso se convirtió ya desde épocas de reinados castellanos en una de las más valiosas. Pero su valor no lo descubrió Felipe V, ni mucho menos la corona castellana, pues ya incluso en tiempos de la Hispania Romana, era Segovia una de las ciudades más importantes a nivel comercial y defensivo de la península.



Fotografía: J.Marqués | Alcázar e Iglesia de la Vera Cruz

Fotografía: J.Marqués | Alcázar e Iglesia de la Vera Cruz

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (5 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Dominando desde las alturas, y arropada por sus casi 200 pueblos, están dos ilustres ciudades: Segovia y San Ildefonso. Historia y tradición, belleza altiva y real encierran sus murallas y monumentos. Desde su enorme acueducto, su castillo y su catedral, Segovia demuestra su señorío y pedigree como ciudad de ciudades que llegó a ser desde tiempos en que el rey francés pisara sus calles por primera vez. De esta tierra se enamoró el quinto de los Felipes, el más borbón de todos, para mandar construir en la Granja un Palacio al más puro estilo de las monarquías del norte de Europa. Sus jardines y fuentes fueron la envidia de las coronas occidentales durante un siglo de esta residencia veraniega donde la corona española borbónica disfrutó de sus días de gloria, y dejó su sello como casa reinante en un país hasta entonces heredado de los Austrias grandes y menores.

Y hablando de representación institucional, Segovia sigue conservando parte de ese esplendor vivido ya desde tiempos inmemoriales. Sus gentes tienen a siete parlamentarios que bregan con honor en las Cortes situadas en la vecina Madrid, provincia de la que son puente hacia lo más puro de Castilla. Es en el Congreso, curiosamente, donde se da un menor número de diputados electos, donde son apenas tres los segovianos que ocupan un escaño.

El primero de ellos atiende al nombre de Juan Luís Gordo Pérez (Segovia, 1959), político de toda la vida, aunque funcionario de profesión. Este técnico de gestón de centros hospitalarios, comenzó su carrera política en el año 88, al calor de la década prodigiosa, como director de gestión en los hospitales ‘12 de octubre’ y ‘San Carlos’ de la capital española. Por aquella época, iba a ser nombrado también secretario de participación ciudadana del PSOE segoviano, donde comenzaría su primera etapa política, que duraría hasta el año 93.

Un año después, Gordo comenzaba otra etapa profesional como profesor asociado en la universidad Carlos III de Madrid, y un año después, iba a ser nombrado subdirector de gestión del Hospital Severo Ochoa de Leganés, donde duraría un total de cuatro años. Antes de ello, en el año 97 fue elegido concejal en el Ayuntamiento de Sangarcía, para ya en el año 2.000 dar el salto a ocupar puestos políticos dentro de la administración pública.

El primero sería en el año 2000 como subdirector económico y de personal del INSALUD y, dos años después, ocuparía el cargo de subdirector general de Asistencia Sanitaria del Ingesa. Ya en la primera legislatura de Rodríguez Zapatero, en el año 2004, iba a ser nombrado subdelegado del gobierno en la provincia segoviana, en lo que sería su primer cargo político de primera línea. Después de estos cuatro años, su partido volvió a escogerle en una ejecutiva, casi 20 años después, nombrado como número 2 de la formación provincial. Cargo al que le acompañó su primer cargo electivo, como Senador del Reino en la novena legislatura. Allí, Juan Luís se hizo cargo de la portavocía de Fomento, y formó parte de la de Economía y Hacienda.

Ya en el Palacio del Congreso, este socialista es el portavoz de su formación en la Comisión Mixta de Control de la Corporación de RTVE, y forma parte de las de Seguridad Vial, Industria y Energía y Hacienda y Administraciones Públicas.

Los dos populares

Siguiendo con el repaso a los diputados segovianos es uno de los populares castellanos que más reconocido estuvo su trabajo en el gobierno anterior de José María Aznar. De hecho, Pedro Ramón Gómez de la Serna y Villacieros (Madrid, 1962), fue el Director General de Gabinete del Ministro del Interior, por aquel entonces llamado Jaime Mayor Oreja. En la siguiente legislatura popular (2000-2004), Pedro fue nombrado Presidente de la Sociedad Estatal de Infraestrucruras Penitenciarias, y después también pasó por la Dirección General de Adminsitración Periférica del Estado así como culminó como Director del Gabinete del último Vicepresidente del Gobierno de Aznar.

Después de esta aventura, Gómez de la Serna volvió a dedicarse al partido en la ’sombra’ política y a su gran pasión, la de abogado. Su profesión de siempre y que le permitió incorporarse al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado. Ahora, le viene una nueva ‘oportunidad’ en su primera legislatura en el Congreso de los Diputados, donde fue elegido en las pasadas eleccions del mes de noviembre. En la ‘casa grande’ se encarga de la portavocía de la Comisión Constitucional así como ocupa escaño en las comisiones de Interior, Cultura y la de Delegación Española en la OSCE.
Además, y dentro de este año, ya ha formulado más de nueve preguntas orales al gobierno así como más de una veintena de intervenciones en Comisión y en el Pleno del propio Congreso español.

Y el trío de diputados de la histórica provincia segoviana en Madrid culmina con una mujer, Beatriz Marta Escudero Berzal (Segovia, 1964), una letrada que también es todo un valor para la formación conservadora de su tierra. Se trata también de toda una ‘novata’ en la Cámara Baja nacional, tras haber cumplido más de veinte años de carrera política que comenzara el mismo año de la desintegración de la URSS.

En el 91, esta segoviana era elegida concejal en el consistorio de la capital de provincia, con cuatro años dedicada a la ciudadanía con los que culminaría una primera etapa. Después, Escudero se dedicaría a la enseñanza como profesora asociada en la Universidad de Valladolid y como Magistrada Suplente en la Audiencia Provincial de Segovia.

Todo hasta el 2003, ya entrado el siglo XXI, cuando volvió a la segunda línea política como Directora General de la Función Pública en la junta de Castilla y León, que dejó en la novena legislatura española para volver al Ayuntamiento de Segovia como concejal, donde ocupó además las funciones de portavoz del gobierno popular de la ciudad. Además, en el año 2008, compartió el cargo con su primera experiencia en las Cortes Nacionales, esta vez en el Senado.

En el Congreso, Beatriz Escudero es una de las denominadas ‘currantas’ y es portavoz adjunta de su grupo parlamentario en la Comisión de Justicia así como miembro de las de Hacienda y Administraciones Públicas y en la de Seguimiento de los Acuerdos del Pacto de Toledo. Una trayectoria que no se queda ahí pues en su primer año en las Cortes ya ha sido una de las ponentes del Proyecto de Ley de Simplificación y Fusiones y Escisiones de Sociedades de Capital, tramitada en el mes de mayo de este año, al que le sigue la formulación de una decena de preguntas orales al Gobierno de su partido y casi cinco intervenciones en la comisión judicial y además una en el Pleno del Congreso de los Diputados.

En el Senado, cuatro escaños

Y sin salir de la capital española, toca hablar de los senadores que la provincia segoviana tiene designados en el Senado español, donde son cuatro los representantes en la Cámara Alta de la democracia española. El primero de ellos es el popular Javier Vicente Santamaría Herranz (Segovia, 1951), un segoviano también debutante en las Cortes Generales pero con una larga trayectoria política que comenzó justo hace veinte años.

En el año 1991, fue elegido como alcalde de su localidad natal, Abades, en un cargo que ocuparía hasta 1996 y que compaginaría con la vicepresidencia en la diputación provincial segoviana. Después de esta primera página en su carrera, ese mismo año cambió su cargo en la alcaldía por entrar a formar parte de la administración regional, como Delegado Territorial del gobierno castellano en su provincia, en el que se mantuvo durante siete años.

Ya en 2003, Santamaría fue elegido edil en el consistorio segoviano y también el cargo de mayor importancia que hasta ahora ha ostentado, el de Presidente de la Diputación de Segovia, que ocuparía los últimos ocho años. Ahora, este hombre casado y con una hija comienza en el Senado español una nueva aventura política donde es el secretario de la Comisión de Defensa y vocal en la de Fomento, donde aporta su experiencia en gobiernos y su conocimiento de los distintos estamentos de la administración española.

Montes, Represa y Sanz, los tres senadores segovianos

Siguiendo con la terna, toca nombrar al único socialista del cuarteto segoviano. Félix Montes Jort (Segovia, 1958), es otro de los cargos públicos castellanos que ha pasado practicamente por todos los niveles de la administración española desde que comenzase su carrera también en las mismas elecciones municipales que Santamaría. En 1991, Montes consiguió ser alcalde de su pueblo, la histórica villa de San Ildefonso, en el que estuvo al frente durante dos legislaturas. Ya en la segunda, compaginó su cargo con el de Procurador en Cortes de Castilla y León, donde representó a su provincia y consiguió instalarse dentro de su partido como uno de los hombres más fuertes de su formación.

Después, dejó la administración regional para centrarse en la política municipal como alcalde de San Ildefonso durante los últimos ocho años siguientes, que también compaginó durante el trienio 2003-2007 con un asiento dentro del Consejo de Administración del Patrimonio Nacional Español en la primera legislatura de Rodríguez Zapatero.

Pero si algo tiene Félix en su aventura en el Senado es su intensa actividad. En tan sólo un año, este segoviano ha formulado casi 500 preguntas con respuesta escrita al gobierno así como una pregunta oral en comisión. Todas ellas dentro de su cargo de portavoz en la Comisión de Cultura, al que completa siendo miembro de las comisiones de Agricultura, Medio Ambiente y la Mixta de Relaciones con el Tribunal de Cuentas.

Igual de experimentado que Félix es otro gran valor que la formación conservadora tiene en las tierras del antiguo Reino de Castilla. Juan Ramón Represa Fernández (Valladolid), una de esas personas que también ha pasado por distintos estamentos de la administración, entre los que destaca los muchos años que estuvo de Procurador en Cortes de Castilla y León, donde ha compaginado la política con su profesión, la de letrado.

En la Cámara Alta nacional, Represa es Vicepresidente de la Comisión de Justicia, y como miembro de la mesa, aporta su veteranía y su carácter conciliador. Además, completa su trabajo en Madrid con sendas vocalías en las comisiones de Interior y la Mixta para la Unión Europea.

Y termina este repaso con la tercera senadora del reino que el Partido Popular tiene en la provincia de Segovia. Se trata de la segunda mujer segoviana en Madrid. Paloma Inés Sanz Jerónimo (Segovia), es una experimentada política con una trayectoria de casi veinte años al servicio de su formación. Tras muchos años en la sombra, a Paloma le llegó su primera oportunidad en el Ayuntamiento de Segovia, al que llegó en el año 99 como delegada del área de Consumo y Servicios Sociales. En la siguiente legislatura (2003-2007), fue elegida como Procuradora en Cortes, donde ocupó varios cargos en la cámara como la portavocía de Familia y la presidencia de la Comisión de Educación.

Un cargo que también mantuvo en la siguiente legislatura, que logró reeditar su cargo por tercera vez consecutiva en las pasadas elecciones regionales de mayo de 2011. Seis meses después, su formación la propuso en las listas al Senado por la provincia de Segovia, donde ocupa la primera secretaría de la Comisión de Medio Ambiente y forma parte de las de Industria y Turismo y de la de la Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas, en el que es toda una experta.

Todos ellos intentan seguir la estela de otros políticos históricos de una tierra, la de Segovia, que cuenta ya en los libros de historia con algunos nombres ilustres. Como el de Juan Arias Dávila, que ya en el siglo XV fue uno de los obispos miembros del Consejo del Rey Enrique IV de Castilla, o el senador Miguel Ángel Quintanilla, quien con Pedro Álvarez de Frutos son quizás los políticos más destacados de una provincia, la segoviana, que está muy bien representada en las Cortes Nacionales.


Este articulo fue publicado el 16 Agosto 16Europe/Madrid 2012 a las 10:41 am y esta archivado en Opinión. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.