Por Gonzalo Oeo Farelo | Agosto 23, 2012 - 10:48 am - Publicado en Opinión

Gonzalo Oeo Farelo. Cuando uno entra de lleno y pasea por los parajes y lugares de la provincia más despoblada de España, se da cuenta de que Soria sigue resistiendo. Todavía conserva ese olor de la Castilla más antigua, de la imagen de lo que fue la gloria de una nación que hace quinientos años dominó el mundo conocido.


Y resiste como ya lo hizo su población antigua más simbólica: Numancia. Resiste al paso de la modernidad, con sus montes, su prado, su querido río Duero y sus poblaciones llenas de historia, recuerdos, y fraternidad.


MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 4.83 de 5)
Loading ... Loading ...

Desde sus trece comarcas naturales, sigue siendo, aunque no lo parezca, ese enclave estratégico que antaño fuera. El Valle, Pinares y el Campo de Gómara con su tierra de Medinaceli mantienen vivan la tradición ganadera de este país. Sus Tierras Altas y el Moncayo siguen siendo atalayas desde la que contemplar la riqueza natural de la tierra castellana. Y desde Covaleda, ólvega, Burgo de Osma, Almazán llegamos a la Soria más moderna, ciudad tranquila y señera allá donde las haya.

Y fiel a su tradición histórica, la provincia soriana tiene en sus políticos a estandartes de una tradición política que comenzase con el primer rey castellano que se hizo famoso por su carácter batallador y su inteligencia en el combate. Alfonso de Castilla, octavo en la lista real, gobernó el reino en el duodécimo siglo y famoso por su principal hito militar: ganar a los temidos almohades la batalla de las Navas de Tolosa, cuyo éxito llevó al ‘musulmán’ a retroceder muchos kilómetros en sus dominios conquistados siglos atrás.

De Alfonso de Castilla a Jesús Posada

Tan conquistador como Alfonso VIII son los seis representantes que la provincia tiene en las Cortes Nacionales, que en esta legislatura han recobrado una importancia que desde Alfonso no se tuviera sobre todo en el Congreso de los Diputados. Allí representa a la provincia el más importante de todos los diputados, la tercera autoridad del Estado Español, el Presidente de la Cámara y de las Cortes españolas: Jesús Posada Moreno (Soria, 1945). Político de los de antaño, con una dilatada carrera en todos los estamentos de la política nacional desde el inicio de la época democrática. Ésta comienza en 1979, cuando Jesús se convirtió en Gobernador Civil de Huelva durante un bienio, al calor del nacimiento de la España demócrata, y bajo siglas de la entonces Unión de Centro Democrático de su amigo Adolfo Suárez.

Dos años sabáticos se dio de descanso hasta el día de hoy. En el 83 volvió a la política activa siendo elegido Procurador en Cortes por la provincia soriana, a la que representaría durante una larga década. En ese tiempo, y en su etapa final, llegó a ocupar el cargo de Consejero de Fomento de la Junta de Castilla y León (1987-89) así como también llegó a ocupar el cargo de Presidente de la Junta desde el último año de la década de los ochenta hasta el primero de los noventa.

Y desde ahí, dos años más de impás fueron los que se tomó este Ingeniero de Caminos y Economista de talante dialogante y un perfil amigable. Pues en 1993 da el salto a Madrid, en el que ya ha cumplido su sexta legislatura en la ‘Casa Grande’. Ya en el Congreso, Posada se ha convertido en un valor imprescindible para su grupo parlamentario, pues la conoce a la perfección, lo que le permitió en la primera etapa de gobierno ‘popular’ llegar a ocupar asiento en la primera fila reservada a los miembros del Consejo de Ministros del Reino de España. Lo hizo un año como titular de la cartera de Agricultura, y dos como Ministro de Administraciones Públicas.

Y de ahí diez años en el Congreso han sido el tiempo transcurrido hasta llegar a ocupar el asiento central en la Mesa presidencial de la cámara. Como Presidente del Congreso, Jesús dirige el debate parlamentario, con ese carácter que siempre le define. Pero también preside los órganos de gobierno más trascendentes como la Diputación Permanente, la Mesa del Congreso, la Junta de Portavoces, la Comisión de Reglamento y la de Control de los Créditos Reservados.

Pero Posada no es el único representante político en la Cámara Baja española, pues del par de diputados también se distingue el socialista Félix Lavilla Martínez (Ólvega, 1962), veinte años más jóven que su rival y que llega a la política tras haber dedicado su vida como Profesor de Personas Adultas. Lo fue hasta 1994, cuando Lavilla es nombrado Director Provincial del Ministerio de Educación y Cultura durante dos años. Antes, en los comicios del año 91, llegó a ser teniente de alcalde, y miembro de la corporación de la población que le vio nacer: Ólvega.

Después de ocho años desvinculado de la primera fila política, Lavilla llega en el año 2004 al Senado español, donde ha permanecido las últimas dos legislaturas. Allí, Félix ocupó el cargo de portavoz de la Comisión de Industria y Tecnología, desde el que vigiló de cerca ese Plan de Instalación de la Televisión Digital Terrestre, iniciada en la provincia más despoblada de España.

Ahora en la Cámara Baja, es un ‘novato’ pero experimentado miembro de su grupo parlamentario, al que representa como secretario segundo en la Comisión de Economía, y en las de Industria y la Mixta creada para la Corporación de RTVE. En la cámara, Lavilla es uno de los diputados más activos, teniendo en su cuenta más de 300 preguntas escritas y orales y una decena larga de peticiones de informe al Gobierno de Mariano Rajoy. Además, ya ha intervenido en una veintena de ocasiones tanto en el Pleno como en el desarrollo de las comisiones parlamentarias de las que forma parte.

Un cuarteto de senadores

En la Cámara Alta española, representan a la provincia y también a la tierra castellana el doble de los que lo hacen en la Baja. El Palacio del Senado del Reino de España acoge a un cuarteto de sorianos dispuestos a defender con todas las armas políticas a los ciudadanos que les votaron en las pasadas elecciones del mes de noviembre del pasado año. La primera de ellas es además la única que lo hace bajo siglas del PSOE: María Eloísa Álvarez Oteo (Muriel Viejo, 1956), baluarte principal de su formación en la capital de la provincia, ciudad que la vio inicarse en la política hace justo veintiún años.

En 1991 fue elegida concejala en un cargo que ‘duplicó’ con el de diputada provincial y que repitió en la siguiente legislatura, donde dejó cambió Diputación por las Cortes de Castilla y León. Éste último lo conjugó con el de ser alcaldesa de la capital provinciana desde 1999 hasta 2003. Su carrera en la política local concluyó un año más tarde, cuando su formación la presentó como Diputada por la Provincia en el Congreso de los Diputados, en el que permenció durante dos legislaturas, los mismos en los que Eloísa ascendió a nivel nacional en su partido como miembro de la Ejecutiva Federal, bajo palio de Rodríguez Zapatero.

Ahora vive otra nueva aventura en el Senado, donde es vicepresidenta de la Comisión de Igualdad y vocal en la de Incompatibilidades. En dicho pleno, ya ha realizado una pregunta oral al gobierno, y tres orales en Comisión, así como formulado más de cien preguntas con respuesta escrita al ejecutivo central regido por el ‘popular’ Mariano Rajoy.

Le sigue en la terna un hombre, primer senador popular, que responde al nombre de Gerardo Martínez Martínez (Fuentes de Ágreda, 1960), hombre casado y con dos hijos con una dilatada experiencia en el ámbito local de la administración. De hecho, Gerardo ha presidido la corporación, y por ende el Ayuntamiento de Ólvega durante dieciseís años sentado en un despacho que todavía sigue ocupando por lo menos hasta el término de dicha legislatura. Desde la tercera, ha compaginado dicho cargo con el ser Diputado Provincial en el periodo 2003-2011, y de cuyo pleno también forma parte en la actualidad ocupando la segunda vicepresidencia de la cámara.

Pero su actividad no se ha reducido nunca a ésto, pues su carácter activo y emprendedor le han llevado a ocupar otras responsabilidades. La primera de ellas la ha llevado a cabo desde el 96 hasta el año pasado, presidiendo el Grupo de Acción Local ‘Proynerso’, así como también ha sido miembro de la FEMP regional (2007-2011) y Consejero General de Caja España Duero durante el año 2010.

En la capital madrileña, Martínez es actualmente secretario primero de la comisión de Agricultura del Senado y miembro de dos donde es un auténtico experto en el tema: la de Entidades Locales y la de Peticiones. Trabajo no le falta.

Como tampoco le queda al tercer soriano que ocupa escaño en el Senado del Reino, quien además es el más ‘popular’ de todos. Abel Antón Rodrigo (Ojuel, 1962), es uno de esos políticos llegados desde la élite deportiva, que vienen bien en un mundo en el que transmiten su capacidad de sacrificio y voluntad para alcanzar cuantas metas sean oportunas. A sus casi medio siglo de edad, y con toda una vida dedicada por y para el deporte de primera, segunda y hasta empresarialmente, se dedica al servicio a los demás. Y lo hizo tras haber paseado el nombre de su Soria natal por los libros de historia del atletismo mundial (de momento es de los pocos dobles campeones mundiales de la mítica distancia del Marathón),

Pero antes de llegar a su puesto actual, Abel ocupó el cargo de concejal de Deportes del consistorio soriano desde el año 2003 hasta 2007. Una legislatura en la que demostró su carácter y su validez como representante público, por su cercanía a sus habitantes. Ahora, Antón traslada ese ‘campechanismo’ castellano en las comisiones de las que forma parte. Es vicepresidente de la Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas, así como vocal en la de Deportes, como no; Igualdad e Incompatibilidades. En ellas, ya ha realizado una pregunta oral en el Pleno, relativa al apoyo del Minsiterio de Educación y Deportes a los deportistas paralímpicos que acuden a los Juegos de Londres, así como defender en la tribuna los presupuestos generales en lo relativo a las partidas para el deporte español por su grupo parlamentario. Además, es brillante, y recomendable de leer, su intervención en la comparecencia del Presidente del Consejo Superior de Deportes ante la comisión deportiva de un Senado donde los populares tienen a dos atletas castellanos sentados en sus respectivos escaños.

Y termina el repaso a los parlamentarios sorianos con la más jóven pero experimentada del cuarteto. María del Mar Angulo Martínez (Soria, 1966), profesora de matemáticas de vocación, está ante su tercera legislatura dentro del Palacio madrileño. A él llegó en el año 2004, tras una larga carrera en la política local como Concejala en el Ayuntamiento de la capital: Soria. En su consistorio fue edil del área de Deportes desde el 96 hasta el 99, y actualmente portavoz del grupo popular en el mismo.

Cargo que comparte con la portavocía también en el Senado en la Comisión de Hacienda y Administraciones Públicas, que le ha permitido ser ponente ya de dos leyes muy importantes en la presente legislatura. La primera fue la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria, que establecía un límite de gasto y objetivos de déficit al conjunto de las administraciones del estado español, y se hizo cargo de la ponencia de la Ley de Presupuestos Generales del Estado en la Cámara Alta, constituida en el seno de la comisión de Presupuestos, de la que forma parte junto con la de Fomento.

Tres ‘grandes’ que le han permitido lucir su calidad parlamentaria en las más de una veintena de intervenciones realizadas tanto en comisión como en el Plenario, donde también ha realizado una pregunta oral al Ministro Cristobal Montoro y defendido la posición de su partido en dos mociones que finalmente fueron rechazadas por su grupo.

Ellos son los últimos protagonistas de la viva historia política de la provincia de Soria, que tan bien retrató en su poemario Antonio Machado, y que fácilmente se encarnan en la talla de personajes históricos que ahora decoran con alguna estatua las plazas y rotondas de las calles de Soria. Como lo fueron Pedro de Castilla, eclesiástico notable y sobrino de Pedro I de Castilla, o el jurista Melchor Bravo de Saravia, antaño Presidente de la Audiencia del Perú en el siglo XVI, cuando Castilla, su corona y su reino, dominaban el mundo con sorianos ilustres que participaron en tan histórica azaña.


Este articulo fue publicado el 23 Agosto 23Europe/Madrid 2012 a las 10:48 am y esta archivado en Opinión. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.