Por Antonio Adeliño Vélez | Noviembre 12, 2014 - 10:29 am - Publicado en Cultura

Clausura Edades del Hombre

Clausura Edades del Hombre

Antonio Adeliño Vélez. La 19ª edición de las Edades del Hombre, con sede en los templos arandinos de Santa María y San Juan, se clausuraba el pasado 10 de noviembre. La muestra de arte sacro ha permanecido abierta seis meses, durante los cuales hemos podido admirar 130 piezas relacionadas con la Eucaristía, que han resaltado su triple dimensión de banquete, sacrificio y sacramento; y donde los artistas han recogido la fe de la Iglesia Católica en este misterio.

Ilustración: Pedro Félix García

Ilustración: Pedro Félix García

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (10 votos, media: 4.8 de 5)
Loading ... Loading ...

¿Qué es la Eucaristía? Analizada desde la fe católica, la riqueza de este sacramento no se agota en una sola definición, y así podemos afirmar que la Eucaristía es banquete, sacrificio, compromiso solidario, presencia real de Cristo, celebración litúrgica, adoración silenciosa y prenda de vida futura.

Todo comenzó una tarde, conforme a un rito que celebraba la pascua judía. Un acontecimiento de liberación de la esclavitud que sufría el pueblo hebreo, al que Jesús añade detalles sustanciales que convierten esa cena ritual en sacramento de salvación. El Señor, al comienzo de la cena y unas horas antes de ser entregado a la muerte, parte el pan y lo reparte entre los apóstoles, añadiendo unas frases singulares: “Tomad, comed. Esto es mi cuerpo que se entrega por vosotros“. Y después, tras una larga acción de gracias, levanta la copa y les dice: “Tomad, bebed todos de ella. Esta es la copa de la nueva alianza, con mi sangre que se entrega por muchos“. Estas palabras cambian sustancialmente el sentido del banquete. Es entonces, cuando el pan partido y el vino consumido, se convierten en signos sensibles de su cuerpo entregado y de su sangre derramada, que se hace presente en la celebración actual de la Eucaristía.

A la cena le siguió un cruento sacrificio de una víctima inocente que la primera comunidad cristiana celebraba como memorial de la muerte y resurrección del Señor, con la convicción profunda de la presencia real de Cristo en el pan y vino consagrados, porque Él, así lo había dicho.

Convencimiento que en los siglos posteriores, daría lugar a la devoción hacia el Santísimo Sacramento. Una devoción que perdura en la popular festividad del Corpus Christi, en las exposiciones solemnes y en las visitas al sagrario; y que ha configurado la religiosidad de generaciones de cristianos, y ha sido la esencia de la profunda vida espiritual de muchísimos santos.

Y si lo anterior, no nos pareciera suficiente motivo para estimar este sacramento; la consideración de la Eucaristía como prenda de salvación, nos disipará todas las dudas. Y es que la Eucaristía no solo es historia y presente; es también futuro y eternidad. Para explicarlo debemos recurrir a expresiones que ayuden a comprender el misterio; y así desde la fe, afirmamos que es prenda de vida futura, anticipo del banquete eterno, y encuentro místico con Dios que adelanta la gloria que no somos capaces de imaginar.

En fin, la Eucaristía es alimento en el camino para superar las adversidades de la vida presente y certeza de llegada a la patria celestial.


Este articulo fue publicado el 12 Noviembre 12Europe/Madrid 2014 a las 10:29 am y esta archivado en Cultura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.