Por Redacción | Noviembre 23, 2022 - 5:47 am - Publicado en Gente nuestra

José Eugenio Abajo. Un grupo de profesores amigos de Fermín y alguno de los poetas de Aranda con los que se reunía queremos realizar un acto en Aranda para hablar sobre él desde todas sus facetas y, sobre todo, de él como persona vitalista e idealista.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Será el día 24 de noviembre, a las 8 de la tarde, en la Casa de la Cultura, de Aranda. La idea que tenemos para este acto es que intervengan inicialmente de cuatro a seis personas (seis o siete minutos cada una) y luego que el resto de los asistentes que quieran realicen sus aportaciones. Y, por supuesto, leer alguno de sus textos. El tema de fondo nos gustaría que fuera algo así como: “Fermín Heredero: Las múltiples facetas de un humanista”. Y que se dejara constancia de esas distintas facetas, convergentes, de Fermín:

1) Profesor innovador, que aspiraba a “alcanzar el éxito humano y el éxito académico en todos los alumnos, en cuanto a valores humanos y desarrollo de sus capacidades se refieren”, sirviéndose tanto de “la interacción profesor-alumnos”, como “la de los propios alumnos entre sí, impulsada por el profesor”. Su lema como tutor era: “Por la solidaridad del grupo hacia el éxito de todos”.
Miembro del Movimiento de Renovación Pedagógica Concejo Educativo de Castilla y León.
Dinamizador de grupos de formación del profesorado.
Autor de dos artículos pedagógicos, en sendas revistas especializadas:

2) Escritor: Poeta durante toda su vida y con reconocimientos importantes y varios libros en su haber. Autor, además, de un libro de relatos cortos (”La silla de paja”), de un diario de viaje (”Chiapas. Cuaderno de viaje”) y de una novela (”El ángulo de la sumisión”, inédita).

3) Promotor de la literatura, en cuanto a lectura, creación de textos narrativos y poesía:

  • Organizaba debates con sus alumnos sobre obras literarias.
  • Creó en su instituto el proyecto “Cada pueblo con su periódico”, por el que los alumnos de dicho IES comarcal elaboraban un periódico en cada pueblo (uniéndose los que eran de un mismo pueblo) y lo difundían por su localidad.
  • Alentó la creación y las diversas actividades del grupo poético Telira (Tertulia Literaria Arandina y Ribereña).
  • Tuvo encuentros literarios en varios centros educativos de Educación Infantil y Primaria.

4) Persona vitalista, amante de la naturaleza y las marchas por el campo, así como de la amistad y las partidas y meriendas con los amigos.

5) También tuvo una faceta política y sindical. Fue miembro de la Unión Democrática Militar durante su servicio militar, algo por lo que estuvo en la cárcel.

Se presentó en las segundas elecciones municipales en la lista de Izquierda Unida.

Miembro del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (STEs).

La faceta política en las últimas décadas la dejó más aparcada, fruto de su desencanto ante la política entendida como mera lucha partidista (tal como refleja en su novela “El ángulo de la sumisión”).

… Todas estas facetas tienen un sustrato común: el de una persona humanista y que apostaba por la solidaridad (así terminaba uno de sus artículos dirigido al profesorado: “Seguimos confiando en el hombre. Ilusión y suerte.”) En Fermín no había separaciones entre el escritor, el profesor, el investigador, el amigo, la persona con ideales humanistas y progresistas, el amante de la naturaleza y de lo rural… Era una persona coherente y transparente, que no necesitaba ninguna pose ni alarde.

Publicaciones:
- A finales de los 90 escribió su novela “El ángulo de la sumisión”, en la que, realizando numerosos “flash-back” va contraponiendo los ideales de su juventud (en la Universidad, en la Unión Militar Democrática, en la cárcel) y el desencanto de la política de final de siglo. Esta novela no logró publicarla (está inédita).
- Publicó en el 2006 el libro de relatos La silla de paja.
- Publicó los poemarios: Al son de tu llamada (2000), Alacena de tu prenda (2000), Entrada para la vida (2001), El vértigo es humano (2002) y Sonetos de amor y viento (2004).
- También publicó: Antología de dedicatorias (2001) y Chiapas. Cuaderno de viaje (2010).
- Publicó tres artículos en revistas pedagógicas:
a) Uno en la Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado (de lo que son las actuales facultades de Educación) de España.
b) Otro de sus artículos pedagógicosen la Web de Concejo Educativo.
c) Y el tercero, en la revista Brotes.

- Publicó el artículo: La poesía en la Ribera en los últimos decenios, En Plural. Cuadernos Burgaleses de Cultura, nº 4, DosSoles, 1998.

Premios:
Ha sido galardonado con los premios literarios Poesía Villa de Chiva, Ciudad de Miranda, Esquío y Mario A. Arromán. Es miembro del grupo poético arandino Telira.

Colegío Santa María

Colegío Santa María

Su papel como docente innovador y comprometido.

A principios de los setenta hubo en España un afán de transformación social, se veía la necesidad de cambio en todos los órdenes. También en la esfera educativa como un ámbito fundamental para la formación de la ciudadanía y el impulso de la equiparación de oportunidades. En las comunidades autónomas se crearon los “movimientos de renovación pedagógica”, que eran agrupaciones de profesorado para impulsar la transformación educativa desde unos planteamientos de renovación pedagógica y de mayor de igualdad de oportunidades. La primera semana del verano se realizaban en cada comunidad autónoma las llamadas “Escuelas de verano”, en las que durante cuatro días se realizaban debates y grupos de formación y reciclaje de profesorado, desde unos planteamientos transformadores. A su vez, la primera semana de septiembre por las tardes se hacían “Jornadas pedagógicas” en las principales localidades, como en Aranda. En estas jornadas se pretendía también la formación del profesorado desde un enfoque crítico y renovador y se intentaba crear seminarios de formación que se prolongarán a lo largo del curso sobre un tema concreto.

Fermín se implicó mucho a finales de los setenta y en los ochenta en la renovación pedagógica y fue un líder en la sombra de tres campos en especial:

  1. La tutorización del alumnado: Él consideraba clave el que la educación no fuera mera transmisión de conocimientos sino que se hiciera un seguimiento de la alumnado y una orientación continuada para cada uno de los alumnos y alumnas. Una educación personalizada. Algo que por cierto las universidades de élite y el plan de Bolonia universitario dan mucha importancia. Su lema era “Por la solidaridad del grupo, hacia el éxito de todos”. Con los alumnos de su tutoría organizaba todos los cursos una semana de colonias en la costa cantábrica.
  2. El trabajo en equipo, la cooperación entre alumnos, la enseñanza horizontal o aprendizaje dialógico: Él estaba convencido de que los alumnos en la interacción entre ellos tienen una fuente de aprendizaje estupenda. Que no se puede reducir la enseñanza a una lección magistral de un profesor hacia unos alumnos que se limitan a recibir esos contenidos de un modo pasivo y a vomitarlos en un examen de un modo memorístico y lo más parecido a lo que les ha contado el profesor. Él favorecía a los debates en clase los trabajos en grupos y el que fuera de las clases se crearon grupos de “enseñanza horizontal”, en los que un “maestrillo”(un compañero que iba mejor en matemáticas lengua o inglés) quedaba una tarde a la semana para resolver y aclarar dudas a los compañeros que iban peor en esas materias.
  3. El aprendizaje activo, funcional, vivencial, no meramente bancario y pasivo, es decir, el aprendizaje por descubrimiento, por proyectos. La lengua y la literatura no pueden ser meramente normas gramaticales y ortográficas y aprender de memoria la vida y las obras de unos autores destacados. Hacía tertulias literarias sobre un libro que leían todos los de la clase. Recopilaba las dedicatorias de los adolescentes, que en aquel momento estaban de moda, donde en forma de pareados y ripios los chavales y chavalas volcaban sus anhelos. Y las analizaba, porque hay también había literatura. Y hacía que su alumnado escribiera en sobre temas libres y que se vieran publicadas esas composiciones. Como su centro, el IES “El Empecinado”, era de concentración comarcal, diseñó la revista “Nuestra voz”, y convenció al Departamento de Lengua y Literatura para que asumiera este proyecto, por la cual hacía que todos los alumnos de un mismo pueblo que iban a ese instituto tuvieran que hacer distintas artículos sobre lo que quisieran de su pueblo y cada trimestre se editara esta revista en cada uno de los pueblos y se distribuyera en el ayuntamiento, el bar o vares, el centro social y de jubilados, etcétera. De este modo cada alumno veía sus artículos publicados en una revista y se ejercitaba la escritura de un modo vivencial, práctico, funcional. Además era una forma de valorar la España vaciada y cada uno de los pueblos de esta comarca de la Ribera burgalesa.

Poetas amigos

Poetas amigos

Y un cuarto campo, unido a los anteriores: la creación literaria: el que sus alumnos escribieran, fueran poetas… E impartió talleres en otros centros educativos sobre poesía y creación literaria (en el Centro de Educación de adultos, Colegio P. Santa María, Centro Rural Agrupado Diego Marín (en Peñaranda) e incluso en el Parvulario del Colegio Santa María. Cuando se lo pedían no dudaba en ir a cualquier centro educativo a comentar sus poesías o su libro de relatos La silla de paja. Y siempre desde la proximidad la cercanía y el diálogo con los chavales y chavalas.

El participó en escuelas de verano jornadas pedagógicas, seminarios de formación del profesorado… e investigó sobre estos temas y leyó literatura psicopedagógica sobre los mismos. Además coordinó sesiones y grupos de trabajo del profesorado sobre estos temas (en Valladolid, Burgos, Aranda…) Pero además lo aplicaba en la práctica. Unía estudio del estado de la cuestión, investigación y aplicación en la práctica. Publicó tres artículos en revistas pedagógicas sobre ello.

El ideólogo y arquitecto de la reforma educativa, de la LOGSE, el psicólogo César Coll, que en aquel momento además era uno de los directores generales del Ministerio de Educación, nos dio su charla un sábado y luego Fermín en el colegio hablaba de tú a tú con él y se quedó a comer en una bodega de Fuentespina y sin ninguna prisa por regresar a Madrid. Es un ejemplo de esa coherencia que irradiaba Fermín.

Era “un titán” como poeta, en expresión de Carlos Arranz Bayano. Pero como investigador e innovador educativo y formador de docentes no lo era menos.

Una de sus alumnas (Eva, 15 años) contaba así su experiencia de “la enseñanza horizontal” fuera del aula promovida por Fermín (en el curso 2001-2002):

“Al llegar los exámenes finales me ofrecí para ayudar a mis compañeros, ya que el Lenguaje lo llevaban bastante regular. Así que en las horas libres íbamos a la biblioteca Patri, Nuria y yo. Y después de tantos días de estudios aprobaron el examen. Después, tuve que dar clase a más compañeros, en total a veintiséis, pero aparte de éstos, a Vanesa y a Elisa, de otro grupo. El primer día que quedé con mis compañeros de clase, no acudieron. Esto, la verdad, me resultó muy desagradable, y así se lo comuniqué al profesor, el cual me dijo que no me lo tomara tan mal, que la próxima vez vendrían. Le dije que sí, que lo volvería a intentar. Al día siguiente quedamos en clase, y cuál no sería mi sorpresa al verlos luego a todos. Les enseñé todo, o mejor dicho casi todo lo que yo sabía, y aprendieron enseguida, pues su afán e interés eran muy elevados. Era normal; o me escuchaban y lo entendían, o se cargaban el curso. Eligieron lo primero. A la llegada de los exámenes, más de la mitad aprobó Lenguaje. Pero para desilusión mía, Elisa lo suspendió. Estuve dándola clase en su casa, y en la recuperación, no sé si lo aprobó o lo suspendió, ya que no la volví a ver. Y así pasó el verano. Al comienzo de las clases en octubre, volví al instituto para despedirme de mis compañeros. Y al bajarme del autobús, me encontré a Elisa. Vino contentísima a decirme que en junio había aprobado Lengua, nada más y nada menos que con un Bien. Me alegré muchísimo por ella, y la deseé suerte en el nuevo curso. La verdad fue que el haber hecho de profesora, resultó una experiencia buena, aunque realmente difícil”.

El Fermín amigo y vitalista

… Y era una persona apegada a la tierra, que propiciaba una educación encarnada, personalizada, nada arrogante ni magistral. Dialogada, afectiva, apasionada, valorizante del alumnado. El hacer meriendas, el llevar de colonias a su alumnado al acabar el curso… Le parecía lo normal. Y el convencer a su alumnado de que podían ser escritores y poetas. Así mismo, los almuerzos en el recreo en el instituto con otros profesores los veía necesarios como factor de convivencia y de amistad entre el profesorado (siempre había un jamón y un cuchillo en su departamento).

Y todo ello desde la sencillez y sin afán de notoriedad. Y con su permanente sonrisa y su toque de humor y hasta de socarronería…

Así fue el homenaje a Fermín en Fuentespina del día 18 de noviembre

Fermín Heredero no solo fue una buena persona y alguien sencillo y cordial y un gran poeta y escritor de relatos. Además, fue un profesor innovador y muy implicado y comprometido con su labor docente.

Su compromiso con la educación le llevó a poner mucho empeño en formarse en psicología y metodología educativas, a pertenecer al Movimiento de Renovación Pedagógica Concejo Educativo de Castilla y León, y a participar en y coordinar grupos de formación y jornadas de profesores sobre temas como la tutoría, la cooperación entre el alumnado y el aprendizaje cooperativo y sobre cómo realizar un periódico con los alumnos e incluso a escribir varios artículos sobre estos temas. Y todo esto lo llevó a la práctica en su instituto Juan Martín El Empecinado de Aranda.

Cuando él coordinaba el grupo de formación sobre trabajo cooperativo del alumnado del Centro de Formación del Profesorado de Aranda consiguió que viniera a darnos una ponencia un sábado César Coll, el mayor experto en psicología del aprendizaje de España, el principal arquitecto de la reforma educativa y que además era en aquel momento Director General de Educación. César Coll nos agradeció la invitación y nos dijo que cuando alguien como él investiga y escribe o contribuye a elaborar leyes nunca sabe el impacto que eso pueda tener en la realidad; pero que al ver que un profesor de Lengua y Literatura desde una ciudad pequeña como Aranda estaba promoviendo el que veintitantos profesores diseñaran cómo hacer que en sus aulas su alumnado trabajara en equipo y con buenos frutos… le había convencido de que merecía la pena seguir apostando por la investigación y la innovación educativas. Aquel sábado durante más de dos horas estuvimos enriqueciéndonos con aquella ponencia y en el coloquio Fermín mantuvo un diálogo de tú a tú con él, por la sencilla razón de que Fermín era uno de los mayores expertos en este tema y lo estaba llevando a la práctica. Y, además, desde una bodega del alto del Carpio de Fuentespina continuamos la jornada comiendo y charlando con aquel invitado, que no tuvo ninguna prisa por regresar a Madrid…

Fermín era un hombre coherente que se implicaba mucho en llevar a la práctica aquello en lo que creía. Experiencias como el periódico “Nuestra voz”, que se editaba desde el Departamento de Lengua del Empecinado, dirigido por él, y que se publicada en cada uno de los pueblos de los que iba a estudiar algún alumno a su instituto, son el mejor ejemplo de cómo poner en marcha un aprendizaje de la lengua y la literatura de un modo práctico y funcional, de cómo ayudar a crear nuevos escritores y de cómo valorar nuestros pueblos publicando una revista en cada uno de ellos.

Así terminaba Fermín uno de sus artículos psicopedagógicos y creo que éste es el mensaje que su vida nos deja: “Seguimos confiando en el hombre. Ilusión y suerte.

Notas sobre la vida de Fermín. Homenaje en Aranda el día 24:

La infancia de Fermín son recuerdos de Fuentespina… Y es sintomático que cuando le conceden el premio Esquío de poesía le pida a la periodista que iba a entrevistarle que le haga la foto en el alto del Carpio, desde donde se aprecia su bodega familiar y toda Fuentespina.

Su juventud es la de muchas personas de su época: su familia se mudó a la ciudad (a Aranda), pasó por el seminario, le tocó ayudar en el negocio familiar (repartiendo gaseosas), participó de las protestas estudiantiles contra Franco en los años 60, trabajó en una fábrica en Alemania…

Pero luego se convirtió en “un hereje”. Su primera herejía fue durante el Servicio Militar meterse en la clandestina Unión Militar Democrática y reclamar quimeras, tales como la democratización de las Fuerzas Armadas, el final de la dictadura o el que en su cuartel hubiera libros y revistas… Hasta que le detuvieron y le condenaron a prisión.

Su “segunda herejía” consistió en considerar que para ser un buen profesor tenía que formarse en métodos pedagógicos e investigar en cuestiones como la tutoría, la cooperación entre el alumnado o la enseñanza activa.

Otra idea disparatada fue la pretensión de que sus alumnos se sintieran capaces de ser escritores… ¡Esa manía de que a todo el mundo le dé por escribir!

Siendo Fermín coordinador del grupo de formación de “Trabajo cooperativo” del Centro de Profesores logró traernos como ponente a César Coll, el diseñador de la Reforma educativa, y que se quedara a comer con nosotros en la bodega de la familia de Fermín en Fuentespina y que aquel invitado no tuviera ninguna prisa por regresar a Madrid…

Y otro día no se le ocurrió mejor cosa que llevarnos a un monte a los del grupo de formación y ponerse allí a trepar por la ladera como una cabra y luego bajar la cuesta “a galope tendido”…

En fin, pienso que el gran dislate de Fermín fue intentar que no hubiera compartimentos separados entre sus ideales, su trabajo, la amistad, el juego, la escritura o la naturaleza… ¡Esa aspiración de conectarlo todo y todo llenarlo de vida! De que las palabras dejen de ser máscaras para ocultarnos. Y, para más inri, siempre con la sonrisa en los labios, “en paz con la gente…”

Web Concejo Educativo, 5 de noviembre de 2022.

El legado pedagógico y vital de Fermín Heredero
05/11/2022 CONCEJO EDUCATIVO DE CYL

Hace más de un año que Fermín nos dejó. Llega la hora de hacer un homenaje a Fermín Heredero, un tipo que dejó su huella en la educación en Aranda, que formó parte de Concejo Educativo de CyL con todos los méritos de la renovación debajo del brazo.

Entonces quisimos expresar una despedida de alguien tan querido para Concejo como Fermín en un artículo escrito por Concejo Educativo en su web.

Ahora toca dar un repaso con motivo de los homenajes que están celebrando en noviembre y en Fuestespina y Aranda de Duero, compañeros y compañeras y mucha gente cercana de los “muchos mundos” por los que transitó y dejó huella.

Hablamos de Educación con mayúsculas, hablamos de Renovar con mayúsculas.

Renovar no era para Fermín usar una técnica bonita, sino mucho más:

Era compromiso, era vitalidad personal, relación humana, era ardor con lo que hacía, era abrirse al mundo desde su propuesta pedagógica y traer a esta el mundo. No se trataba de enseñar a leer y escribir a su alumnado. Tenía que lanzarse en la aventura de un periódico. Y no en el instituto sino allá en el pueblo en que vivía cada alumno y cada alumna. Ligado a sus noticias, a sus gentes ¿Puede hacerse mejor aportación a la vida rural que la creación de un canal con quien le rodea, contando con la familia, pero proyectándose al entorno, al entorno de cada una y cada uno?.

Entender que eso es parte y evaluación de su aprendizaje es una lección que quizá hoy se olvida muchas veces. ¿Puede haber mejor forma de entender una red social mientras se está en la escuela, que expresar mi realidad y conocer la de mis compañeros y compañeras? Eso promovía Fermín desde su puesto de profe.

Hace muchos este fue el artículo que, en la web de Concejo se recogía esta experiencia renovadora: Cada pueblo con su periódico : un proyecto global y con sentido social. Educación secundaria. Fermín Heredero (rtf)

El fomento del intercambio, la interacción, el conocimiento y reconocimiento mutuo…

…No era solo a través de sus realidades, a través de los periódicos, sino que existirá un apoyo mutuo en el trabajo cotidiano y el extraordinario , los famosos “1,2,3″ de Fermín que en todo Concejo se re-conocían y se imitaban. Lo mismo servía para hacer tareas, plantear en clase una actividad en que se lograba apoyo mutuo, poner en marcha un proyecto o, incluso para preparar, con ya un entrenamiento suficiente , la prueba de selectividad de forma colectiva , incluyendo a todo el grupo, para llegar a un éxito casi total y de forma autónoma. ¿No es una forma natural de lograr la inclusión de todo el alumnado? ¿de conectar los intereses y que sientan la pertenencia a un grupo en el que todos y todas tenían que salir adelante con los retos planteados? ¿de que entiendan lo colectivo como algo propio y útil para todo el mundo?, ¿de que les haga tener el apoyo del resto y aportar la valía y la ayuda propia al colectivo ?¿cómo la creación colectiva de algo que va mucho más allá de lo personal aunque lo incluya? Para Fermín era la realidad cotidiana y extraordinaria . El resto de Concejo le seguíamos como podíamos.

Podemos llegar a lo que él mismo decía a través de este artículo recogido en la revista : RIFOP : Revista interuniversitaria de formación del profesorado: continuación de la antigua Revista de Escuelas Normales, ISSN 0213-8646, ISSN-e 2530-3791, Nº 20, 1994.


Este articulo fue publicado el 23 Noviembre 23Europe/Madrid 2022 a las 5:47 am y esta archivado en Gente nuestra. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.