Por Antonio Adeliño Vélez | Diciembre 21, 2011 - 7:48 am - Publicado en Es Noticia

Antonio Adeliño Vélez. Recientemente hemos asistido a una polémica entre ecologistas y administración regional por no estar adaptada la normativa que regula la actividad cinegética en Castilla y León, a los principios de protección recogidos en la directiva 2009/147/CE del Parlamento Europeo relativa a la conservación de aves silvestres. Irregularidad que ha solventado con la reciente publicación del Decreto 65/2011 de 23 de noviembre, (BOCYL 227).

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (13 votos, media: 4.08 de 5)
Loading ... Loading ...

Sin ánimo de sumarnos a la discusión, procede reflexionar sobre una actividad que es tan antigua como el hombre. Indudablemente queda lejos en el tiempo, las épocas en que la caza era un medio más de subsistencia, y el único en algunas sociedades primitivas.

Hoy la caza se entiende y practica como una actividad deportiva que genera importantes beneficios económicos en el sector y en las poblaciones que tienen establecidos cotos en sus términos municipales; y dado que después del fútbol, es el deporte con más federados (430.000) y que el 90% del territorio regional esta catalogado como zona cinegética (8,6 millones de hectáreas), es facil hacerse una idea de la importancia de esta actividad.

El aprovechamiento cinegético es un recurso muy significativo para el mundo rural, pues el arrendamiento de los cotos, aporta cuantiosos ingresos a las arcas municipales; especialmente en los pueblos pequeños, donde esta aportación constituye el 75% de su presupuesto. Por tanto, compete a todos, y no solo a la sociedades de cazadores, el cuidado del medio natural para favorecer un equilibrado desarrollo y una gestión inteligente de la caza en nuestros campos.

El hombre, como especie racional del medio natural, tiene la obligación de conservar y favorecer el desarrollo de la caza, protegiendo el hábitat de las especies de caza más expuestas a la acción humana o a las variaciones del clima; presionando sobre la abundancia de predadores, y erradicando el furtivismo.

La gestión inteligente de la caza, está en contra de una presión salvaje sobre las especies silvestres y de un conservadurismo a ultranza. El abuso conllevaría la desaparición de un recurso valioso; y la prohibición de cazar, favorecería el furtivismo, aumentaría el número de accidentes de circulación, acarrearía daños cuantiosos a los cultivos, propiciaría la proliferación de depredadores, y supondría un quebranto para las arcas municipales.


Este articulo fue publicado el 21 Diciembre 21Europe/Madrid 2011 a las 7:48 am y esta archivado en Es Noticia. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

3 Comentarios

  1. Diciembre 21, 2011 @ 10:58 am


    Sr. Antonio, como cazador le debo de dar mi enhorabuena por su artículo, la caza es una actividad que genera como bien dice unos recursos en numerosos pueblos rurales donde, quitando este aprovechamiento, poco o nada tiene para subsistir, pero además de fuente de riqueza es una herramienta de gestión medioambiental, cada años tenemos un sinfín de accidentes con jabalíes, ciervos, corzos etc., algunos de ellos con trágicas consecuencias, algunos sectores no entienden que la cadena natural ha sido drásticamente alterada por el hombre y su civilización, hemos invadido la tierra, cortamos cauces fluviales con centrales hidroeléctricas, fincas, carreteras, vallados, tendidos eléctricos etc., limitan la movilidad de animales evitando su expansión, algunas especies como las citadas aparte de provocar accidentes, alcanzan unas densidades tales que ponen en peligro a otras especies, contraen enfermedades que en muchos casos contagian al ganado doméstico o es factible contraerlas los humanos como la sarna y otras, ante todas estas cosas la caza ayuda, pero porque tenemos que sufrir el ataque sesgado de otros colectivos que se dicen ecologistas, cuando muchas acciones suyas como la suelta de visones ponen en peligro el medio donde las urden, ¿no ven a los jabalíes invadiendo los parques de Barcelona y de muchas localidades Madrileñas?, ¿o invadiendo las autovías como hace poco en plena A6 ?,¿ no ven que las densidades de jabalíes provocan miles de hectáreas de maíz destruidas en Galicia y Asturias?, ¿acaso vale más la vida de 100 o 1.000 jabalíes que se exceden de una densidad razonable que la vida de una sola persona que la pierde al estampar su coche contra un jabalí cuando iba al trabajo?, para ellos sí, para ellos los humanos y los animales somos iguales, reniegan de comer carne y de matar animales incluso para consumo, pero no reniegan del coche, del MP3, de la calefacción, la electricidad, el aire acondicionado o del internet, del ordenador y de la fiesta y la copas, no terminan de entender que todas estas evoluciones artificiales se han conseguido invadiendo el medio y para mantener un equilibrio es necesaria la mano del hombre y esa es una labor que los cazadores realizan, es muy fácil decir no mates animales desde el piso 8 de Madrid, donde no te revientan la huerta, donde no te puedes encontrar uno en el morro del coche mientras vas a trabajar etc., ¿por qué no les preguntan a los vecinos del medio rural?, en fin, no me extiendo más y disculpe por la largueza del texto, sólo agradecerle que de manera valiente exprese este manifiesto es forma de artículo, lo dicho, gracias.
    Atte. Oscar Hdez.

    Escrito por Oscar
  2. Diciembre 21, 2011 @ 10:59 pm


    Un articulo llamado a la polemica sin lugar a dudas, nosotros esta vez preferimos no pronunciarnos al respecto, pero si elogiamos el valor de Antonio en redactar un articulo sobre el tema de la caza y tambien de ArandaHoy por decidirse a publicarlo.

    Solo cabe esperar que el resto de comentarios que creemos recogera este articulo sean igual de respetuosos que el comentario de Oscar.

    Escrito por Villatuelda.com
  3. Diciembre 22, 2011 @ 8:52 am


    En una reciente aparición televisiva el ex-torero Juan Antonio Ruiz “Espartaco” mostraba con orgullo su ganadería de toros de lidia. Tras contemplar a las reses pastando por la dehesa le comentó al periodista: “yo no trato ya de convencer a nadie, pero que piensen que si no hubiera corridas de toros, probablemente todo ésto sería olivar y por aquí no camparía ningún toro”. La perspectiva que ofrece el Sr. Adeliño probablemente tampoco pretenda convencer a nadie, pero como bien señalaba el maestro taurino, y en determinadas ocasiones… si prescindiéramos de la caza como recurso, tal vez muchas poblaciones dejarían de serlo. Es un punto de vista que, quizás no pretenda la convicción pero sí que, como poco, invita a la reflexión.

    Escrito por Sr. Troncoso

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.